LA HISTORIA DE UNA PROMESA: LA PROMESA DEL REGRESO

 In Blog

A propósito del Día Mundial de los Animales y de que estamos en época de migración de aves:

Hace unos años en un festival de cine francés (en Bogotá) quedé maravillada de un largometraje llamado “Le peuple migrateur” (el pueblo migratorio o Nómadas del viento en castellano) una co-producción de Francia, Alemania, Italia, España y Suiza, dirigida por Jacques Perrin. Se terminó de rodar en el 2001, pero necesitó de la colaboración de más de ciento cuarenta personas que durante cuatro años se dedicaron a idear los métodos más ingeniosos para poder filmar las más bellas escenas.

La película “sigue los pasos” o más exactamente las alas (o el vuelo) de cientos de aves migratorias que recorren los continentes (cuarenta países) de norte a sur y de sur a norte huyendo del duro invierno, siguiendo su alimento o buscando el sitio perfecto para reproducirse.  Los gansos, los patos, las cigüeñas y las grullas, son algunas de sus protagonistas y al verlas recorrer tantos kilómetros sin descansar, sin más instrumentos que su fuerza, su instinto y su decisión, se siente uno tan pequeño, tan vulnerable, tan limitado, tan débil …. como es de suponer, muchas de ellas no alcanzan su meta, las más débiles caen víctimas de las condiciones climáticas o de los depredadores; y muchas de ellas (débiles y fuertes, jóvenes y adultas) son asesinadas por cazadores que sólo dejan de disparar sus armas cuando cae el último individuo de la bandada. Es increíble que el ser humano sea capaz de tanta maldad, de tanta vanidad.

Alguna vez le oí a mi padre contar que uno de los espectáculos que más lo marcó cuando iba a Neiva a pasar las vacaciones –siendo un niño-, era el concierto de llamados que hacían unas aves parecidas a las grullas o a las cigüeñas cuando cruzaban la ciudad a gran altura. Ese privilegio nunca lo tuve. Tampoco hoy es posible ver las bandadas de Iguaza Común (Dendrocygna autumnales) e Iguaza María (Dendrocygna bicolor) que llegaban a la laguna del Juncal y a otros cuerpos de agua cercanos, en época de anidación. Casi todas ellas cayeron víctimas de los cazadores inescrupulosos y de personas inconscientes que se robaban sus huevos y polluelos para venderlos. ¿Y para qué? ¿Y dónde estaba la autoridad ambiental? ¿Qué ha hecho para evitar este delito?

Como dice Jacques Perrin: “La historia de las aves migratorias es la de una promesa. La promesa del retorno. Si realizan viajes, con frecuencia de varios miles de kilómetros, llenos de peligros, si cruzan las montañas más altas, los extensos océanos, los desiertos calcinantes, si afrontan las intemperies, es para responder a una misma necesidad: sobrevivir. Su migración es una lucha por la vida.

No sé si aún hoy se oye el tenebroso concierto de los cazadores. Lo que sí sé es que el saqueo de los nidos de estas dos especies de patos continúa y sus polluelos aún se venden en las calles. Y entonces vuelvo a preguntarme: ¿y dónde está la autoridad ambiental? Qué está haciendo para evitar este delito?  …. QUÉ ESTÁ HACIENDO USTED POR AYUDAR A EVITAR ESTE DELITO?

Recent Posts

Start typing and press Enter to search