RÍOS EN PELIGRO

 In Blog

Fotografía: http://www.publimetro.co/noticias/penalosa-malecon-rio-bogota/lmkoiy!WSvSgSo9VV6A/

En octubre de 2012 escribí esta columna y nunca imaginé que el río Bogotá estuviera hoy corriendo el mismo peligro. Sólo espero que quienes toman las decisiones de los grandes proyectos se asesoren de profesionales idóneos y equipos multidisciplinarios, que miren los proyectos más allá de obras de ingeniería y en donde no sólo importe la recreación de las personas sino también la vida de la fauna y la flora y de los procesos ecológicos que la sustentan.

La siguiente frase del arquitecto paisajista Ian McHarg resume la ética que se debe tener al emprender cualquier proyecto que intervenga el territorio urbano o rural: “Aceptemos la proposición de que la naturaleza constituye, en sí, un proceso, que interactúa, que obedece unas leyes, que representa valores y oportunidades abiertas al disfrute del ser humano, con una serie de limitaciones e incluso prohibiciones en ciertos casos”.

Ahora sí, la columna:

Cada vez que viajo a Neiva, al pasar sobre el río Las Ceibas miro atentamente y quedo inquieta por el deterioro debido a que durante décadas las personas que han invadido su ribera han afectado las orillas con el relleno de sus terrazas aluviales y ninguna de las administraciones municipales ha hecho algo para evitarlo.

Hace algunas semanas mi preocupación fue mayor cuando vi que un par de muros de contención en concreto reforzado estaban obstruyendo su cauce. ¡No podía creerlo! Me puse en la tarea de investigar qué razones habría tenido la Alcaldía para hacer semejante barbaridad y alguien me dijo que el objetivo era “proteger la orilla” para construir un parque longitudinal.

¿Proteger la orilla de qué? Seguro de nosotros mismos. De decisiones en las cuales siempre está por delante el capricho del ser humano (en este caso de asomarse a ver el río desde una plataforma en concreto) a costa de la desaparición de la flora y de la fauna que depende de la orilla y de la ribera para sobrevivir.

Los ríos son ecosistemas complejos y la ribera es un elemento vital. En las orillas más protegidas de la corriente se desarrollan pequeños organismos que se alimentan de los nutrientes que el río araña a su paso. Los insectos y peces se alimentan de estos pequeños organismos y éstos dan alimento a aves, reptiles, peces, anfibios y mamíferos que a su vez son consumidos por otras especies. Todos ellos habitan en los árboles y matorrales de la orilla. Estas hierbas, arbustos, árboles y trepadoras no sólo dan cobijo a la fauna; otra de sus funciones es contener con sus raíces la tierra para evitar que sea arrastrada por la corriente. La vegetación cumple la función del muro de contención, pero a diferencia del muro, la vegetación es vida y da vida.

En Europa y Estados Unidos la mayoría de los ríos fueron represados, embalsados y canalizados. Estos países están haciendo todos los esfuerzos por reversar estas obras ya que es difícil para ellos disfrutar un río verdaderamente natural. ¡Hay que ser sensatos y no cometer los mismos errores! Esos recursos económicos deben ser utilizados para recuperar la salud biológica y ecológica del río y de sus riberas y para la construcción de senderos naturales en dónde la gente pueda disfrutar y aprender de la naturaleza. No es posible que mientras el mundo ya entendió que este tipo de obras lejos de “proteger” los ríos lo que hacen es matarlos, nuestros gobernantes estén tomando decisiones atemporales y equivocadas.

¡Aún es tiempo de enderezar el camino!

Recent Posts

Start typing and press Enter to search