EL VUELO DE LA GOLONDRINA

 En Dibujos y Pinturas, Ecología Urbana, Fauna Silvestre

 

Hace algunos años leí la historia de una golondrina que atraída por los voladizos de un edificio bancario entró equivocadamente en el interior de la oficina de un ocupado hombre de negocios y en su intento desesperado por encontrar de nuevo la salida, se golpeó fuertemente contra la ventana, cayendo inconsciente junto a su escritorio. El banquero tomó entre sus dedos a la frágil golondrina, y ella quizá entendiendo su afán por salvarle la vida abrió sus ojos pasando en un instante de la muerte a la vida; fue entonces cuando “la tiré al espacio, como se lanza una ilusión, y permanecí extasiado frente al espectáculo de dos alas raudas y un leve plumaje que ascendían por los aires persiguiendo la vida. Los billetes de banco, entre tanto, seguían en sus bóvedas, prisioneros de la avaricia. Si ellos pudieran sentir envidiarían el vuelo de las golondrinas”.

Qué distinto sería el mundo si al igual que este banquero enamorado nos dejáramos seducir a diario por el vuelo de las golondrinas, de los copetones, las mirlas y los loros, de las tángaras, las águilas y tantas otras aves que le dan razón a nuestro paso fugaz por este mundo, muchos de ellos habitantes de bosques, selvas y sabanas que aun permanecen a salvo, pero también de ciudades y de ecosistemas circundantes que se han convertido en un tapón para su necesario paso por el territorio.

Esta difícil etapa que nos ha cambiado muchos hábitos de vida también puede convertirse en la disculpa perfecta para generarle a la fauna silvestre lugares más seguros y confiables, y que más especies se atrevan a cruzar las ciudades a través de corredores verdes tejidos no solo por parque públicos y orillas de ríos y quebradas, sino también por la vegetación salvaje de nuestros patios y jardines, terrazas y balcones.

Los invito a llenar sus terrazas, balcones y zonas verdes con agrupaciones de especies de hierbas, arbustos y árboles nativos; pregunten en los viveros por especies nativas, cómprenlas y siémbrenlas. Nuestra biodiversidad es inmensa y maravillosa y hace que nuestra naturaleza esté llena de colores y texturas, de matorrales de chamizos, de hojas, flores y frutos de muchas formas, tamaños y tonalidades. Y la diversidad de nuestra fauna es igual;  ¡Somos inmensamente afortunados y no lo valoramos!.

Esta historia que me enamoró ya hace varios años también es una excusa para invitarlos a que compren una guía de aves y de plantas del lugar en el que viven, y que se “armen” con una cámara fotográfica y unos binóculos y se lancen a la aventura de disfrutar de los pájaros y polinizadores que visiten las zonas de vegetación salvaje de su casa, barrio u oficina. Los invito a que se enamoren de su rincón salvaje …. y a hablar por quienes no tienen voz pero que con su canto claman por conservar su lugar en el mundo.

#avesdecolombia #orochelidonmurina #ecologiaurbana   #proyectandoconlanaturaleza #conexionconlanaturaleza #naturalezanativa #naturalezasalvaje #biodiversidadcolombia #caroaves #atrayendofaunasilvestre
Proyectos Recomendados